A1
A2
A3
A4
PU
PA
 
Usuario:
Contraseña:
Olvide mi contraseña>>

 

Lugar de la Disciplina

El sistema educativo nacional está inmerso en una fuerte revisión, respuesta a una aún mayor crisis, que lo abarca en todos sus niveles y especialidades. La universidad si bien con la compañía del nivel preescolar constituye uno de los segmentos más progresivos y en expansión cuanti/cualitativa, deberá para poder superar la antedicha crisis y a nuestro modesto entender:

  • Integrarse institucional y protagónicamente con el mundo de la vida a través de consultorías, asesorías, auditorías para el Estado Nacional, Provincial y/ó municipal, etc. y toda otra tarea emergente o inédita.
  • Vincularse del mismo modo con el resto del sistema educativo a efectos de traccionarlo así como es empujarlo por el nivel preescolar, permitiendo una mejor transmisión, recreación y creación del conocimiento a través del accionar de cada uno de los niveles: grado, postgrado, investigación, extensión y de sus distintas unidades académicas disciplinarias, etc.

La FADU que no sólo padece la crisis de la educación sino que también es traspasada por la crisis de la industria de la construcción y sobre todo por una crisis de la arquitectura sin rumbo en una época en la que todo está patas arriba y es difícil sostener la cabeza en su lugar, que hace que los profesionales formados no puedan aplicar sus conocimientos sufriendo un rápido olvido o empobrecimiento de sus saberes y habilidades. Todo esto está enmarcado paradójicamente en la mayor penuria cuanti/cualitativa de la industria de la construcción para el uso de una sociedad poco y mal atendida por si misma y por sus autoridades gubernamentales en todos sus niveles y desde hace ya décadas. Para aliviar la situación antedicha la FADU , dentro de sus limitaciones institucionales debiera:

  • Publicar sus posibilidades de acción y prestación de servicios a la Comunidad (cosa que ya hace).
  • Capacitar a sus docentes y alumnos para una más fuerte vinculación con la posibilidad de trabajos alternativos a través de la asistencia del Estado y/ó Organismos Internacionales.
  • Promover una fuerte movida de los postgrados gratuitos donde no sólo se ofrezca a la sociedad profesionales más y mejor formados, sino que también y prioritariamente que el conocimiento construido se transmita y enriquezca al nivel del grado.
  • Promover la investigación y los posibles trabajos de escala piloto o en escala de producción dentro del grado a través del accionar de las cátedras en forma individual y/ó en forma asociada.
  • Incorporar a los estudios de grado la posibilidad de tecnicaturas, como carreras de horizonte cercano que superen la única alternativa actual de todo (título) o nada (abandono).
  • Por último sugerimos considerar: La posibilidad de cambiar el nombre disociado de “Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo” por el que creemos más acertado y actual de “Facultad de la Construcción del Habitar”, dado que al día de hoy la arquitectura y el urbanismo han perdido la hegemonía en la construcción del espacio, tanto sea público como privado y en cambio todos los modos del diseño contribuyen de diferentes pero de definidas maneras a ese efecto, constituyendo su propio perfil disciplinario y contribuyendo sin caer en superposiciones inarmónicas cuando no antagónicas (como ocurre en la actualidad) a una rica concepción espacial contemporánea. En esta tesitura también veríamos más ajustado cambiar el presuntuoso nombre de nuestra materia “Arquitectura” (que toma a la parte por el todo) por el más modesto y adecuado de “Proyecto Arquitectónico”.

     


Taller Vertical de Arquitectura Ramos - San Román // Universidad de Buenos Aires.
Powered by Sistemas On Line